La metáfora de la “Jaula de Hierro”

2449139754_a25bcfa41fAunque ya es un hecho conocido, igualmente es necesaria la aclaración. La expresión utilizada por Max Weber se traduce al castellano más exactamente como “ferreo estuche”, el que se contrapone al “manto sutil” que implica la relación con la riqueza para los protestantes. Sin embargo, Talcott Parsons tradujo “ferreo estuche” al inglés como “Iron Cage”, de ahí que el uso habitual del concepto provenga de la traducción al inglés y no de su versión original en alemán. Como es la expresión de Parsons la más reconocida, la utilizaremos en esta síntesis.

La Jaula de Hierro en el contexto de la Ética Protestante: Esta expresión aparece al final de la segunda parte (La ética profesional del protestantismo ascético), específicamente, en el capítulo II (La relación entre la ascesis y el espíritu capitalista). En el libro se propone que existieron determinados valores en las religiones protestantes que se volvieron esenciales para la construcción de la sociedad burguesa (la bendición de Dios en el enriquecimiento, y el trabajo convertido, primero, en vocación y luego en profesión, con su consecuente subdivisión); lo que produjo como efecto no deseado la tentación de la riqueza, y por tanto, dadas las condiciones sociales y culturales, la economía desarrolló su propia racionalidad independiente de los valores que la originaron. Es decir, que debemos vivir bajo las mismas reglas que los puritanos respecto a la vida profesional (como vocación y exigencia), pero sin sus fundamentos espirituales de sentido. Lo que para los puritanos era un “querer ser”, un “manto sutil”, en el capitalismo burgués se transforma en un “deber ser”, en una “Jaula de Hierro” que se vuelve determinante, una fuerza irresistible, para todos los que vivan o nazcan en este tipo de sociedades.

Pero esta Jaula de Hierro opera también en otras dimensiones institucionales de la moderna vida capitalista. Weber hace una breve alusión a la “rosacea mentalidad de la jubilosa sucesora del puritanismo, la Ilustración” (p.154), la que habría sufrido un abandono similar al del protestantismo. ¿La Jaula de Hierro se extiende, entonces, hacia lo político, vaciándolo de sus ideales ilustrados? También hace una breve alusión a la relación de este racionalismo de origen ascético con el cambio cultural, y el desarrollo filosófico y tecnológico. ¿Es posible pensar en una ampliación de la Jaula de Hierro, que vacía a la cultura y a la filosofía del romanticismo, y a la ciencia de sus propios fundamentos éticos? Al menos desde los límites del libro, esto no puede responderse.

La Jaula de Hierro en el contexto del pensamiento de Weber: En esta segunda parte, apoyo mi reflexión en el libro de Scaff, Fleeing the Iron Cage. El punto de acceso para interpretar a Weber, según Scaff es la comprensión del destino que se impone ante nosotros en el momento histórico presente, es decir, la fatalidad del hombre en el mundo moderno. En este sentido Scaff interpreta la idea de Jaula de Hierro desde la relación de Weber con Marx y con Nieztche, y las posibles vías de escape que se abren desde sus propuestas. Es evidente que existe una relación entre el ferreo estuche y la alienación, ya que esta última impide la plena realización humana, precisamente debido a la forma en que los seres humanos se relacionan con el mundo del trabajo. Frente a esto Marx propone la construcción de una nueva sociedad, sin clases, y por supuesto, sin alienación. ¿Sería el socialismo, entonces, una vía de salida de la Jaula de Hierro?

Pero, por otra parte, aunque consciente de las consecuencias de la sociedad capitalista y moderna, Weber es bastante escéptico respecto a esta posibilidad de salida socialmente construida. Y surge la otra posibilidad, que es el intento de recuperar el sentido desde el propio individuo que puede transformarse en “el dueño de su propio destino”. Scaff lo vincula con lo que hoy leemos como una interpretación posmoderna de Nieztche, donde la salida (más aparente que real) es la huída hacia el individualismo manifestada en la estética, el erotismo, en el desarrollo de una cultura del disfrute, de los sentidos, del individualismo. ¿Sería el individualismo posmoderno otra posible salida de la monkeyjailwJaula de Hierro? Desde mi perspectiva, creo que esta segunda visión es inconducente, ya que, utilizando la expresión de Habermas, hasta los espacios individuales han terminado siendo colonizados y convertidos en individualismo de masa donde se tiene la ilusión de libertad individual, pero en realidad se está sometido a fuertes fuerzas alienantes.

Debido a los límites de espacio solo puedo dejar enunciado que desde mi perspectiva, las posibilidades de salida de la Jaula de Hierro, se vinculan más bien con dos pérdidas fundamentales en el paso a la modernidad: el desencantamiento del mundo y la renuncia al universalismo que tanto lamentaron los románticos a fines del siglo XIX.

Bibliografía:

SCAFF, L. Fleeing the Iron Cage, University of California Press, California, 1999.

WEBER, M. La ética protestante y el espíritu del capitalismo, Mestas Ediciones, Madrid, 2002.

About these ads