"MANDAR OBEDECIENDO"

En Chile se ha mirado con mucho temor a Evo Morales, es por esto que los medios de comunicación nacionales han destacado los “gestos” diplomáticos desarrollados por el Presidente de Bolivia para recibir a Ricardo Lagos. Al parecer no hay nada que temer. Ya lo decía también Bachelet en algún debate antes de ganar las elecciones chilenas: no hay que sentir ese temor manifestado por la derecha del país frente a lo que sucede en Argentina, Venezuela, Brasil, Bolivia, y pronto en Perú… no existe un eje del mal latinoamericano como tanto le gustaría Bush y a muchos otros, sólo un radical giro en las orientaciones políticas de un continente entero.

Aunque en algunos países no tan radical. Recordando el discurso de Michelle Bachelet al ganar las elecciones, en este manifestó una profundización en las orientaciones sociales de su futuro gobierno, aunque no hay promesas de transformación profunda de la sociedad que muchos desearíamos escuchar de alguien que se declara de izquierda. Deseamos una nueva constitución realmente democrática y una asamblea constituyente; deseamos frenar y dar un giro a las políticas económicas del país, donde se vea una real preocupación social y no una política social regulada por las insensibles leyes del mercado.

Es por eso que las palabras de Evo Morales, al menos dan esperanza. A aquellos que dicen constantemente que no hay alternativas, que estamos encerrados en una jaula económica, hay que invitarlos a abrir los ojos y empezar a observar con detenimiento lo que empieza a pasar a nuestro alrededor. Evo promete terminar con el neoliberalismo en su país, recuperar los recursos naturales para su pueblo; y aquellos que más me llama la atención y me alienta; PROFUNDIZAR LA DEMOCRACIA, guiados por esa frase que es clave para entener al Movimiento Zapatista, y que ahora aparece en la boca de un Presidente de una Nación Latinoamericana: “MANDAR OBEDECIENDO”.

Entiendo que el juego político se gana con la obtención del poder. ¿Pero poder para qué y para quién? Las formas tradicionales de hacer política implican el beneficio de aquellos que obtienen el poder a lo que podríamos agregar a aquellos que financian y respaldan económicamente a quienes obtienen ese poder. Poco a poco en nuestro país se sabe cómo utilizó su poder Pinochet ahora con toda su familia condenada por evación tributaria. La Concertación también utiliza su poder en beneficio de unos pocos que corrompen la actividad política con cuoteos, beneficios de parientes y un sin fin de actividades al margen o al filo de la ley, aunque siempre marcadas por restringir los beneficios a quienes respaldan el poder. En ese sentido no es extraño el enorme respaldo a Lagos por parte de los empresarios; ya que su ejercicio del poder estuvo orientado a generar beneficios económicos para los grupos económicos del país, completamente recuperados de la crisis económica de fines de los 90. Cabría preguntarse si Bachelet podría en marzo cuando asuma la presidencia, caminar hacia el Congreso rodeada de trabajadores, pobladores, sindicalistas, universitarios e indígenas…

¿Quienes la rodearán en realidad? ¿Es maquillaje el de la Concertación o hay un cambio más de fondo?

Hay otra forma de hacer política que poco a poco está ganando terreno en el mundo. Una política que cambia el sentido del poder. Que hace aquello que los poderosos habitualmente no hacen: obedecer al pueblo. Que sabe que la única forma de diferenciarse de la política tradicional es ACTUAR DE OTRO MODO: MÁS DIGNO.Tenemos como desafío para nuestra sociedad chilena atrapada en el éxito económico de algunos y manejada por la somnolencia de los medios de comunicación; tomar en serio estas nuevas formas de hacer política donde la participación del pueblo, su opinión y la búsqueda de igualdad son fundamentales.

Esperemos también que los temores de las grandes potencias y sus acciones ilegales contra los gobiernos democráticamente elegidos no se acerquen a nuestro continente. Los nuevos gobiernos de izquierda generan muchas expectativas, pero hasta el neoliberalismo ha necesitado más de 30 años para ser lo que es, con todas las imperfecciones que sigue manifestando en el presente… tengamos una activa paciencia, respaldemos activamente esta nueva forma de hacer política QUE SURGE EN NUESTRO CONTINENTE, PARA NUESTRA GENTE.

Anuncios

1 comentario

  1. Marcos dijo…

    Interesante el post Helder, pasaba por acá y aprovecho de dejarte mis saludos.
    Marcos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s