VALOR 1: Mandar Obedeciendo

“Fue nuestro camino siempre que la voluntad de los más se hiciera común
en el corazón de hombres y mujeres de mando. Era esa voluntad mayoritaria el camino en el que debía andar el paso del que mandaba. Si se apartaba su andar de lo que era razón de la gente, el corazón que mandaba debía cambiar, por otro que obedeciera. Así nació nuestra fuerza en la montaña, el que manda obedece si es verdadero, el que obedece manda por el corazón común de los hombres y mujeres verdaderos. Otra palabra vino de lejos para que este gobierno se nombrara, y esa palabra nombró “democracia” este camino nuestro que andaba desde antes que caminaran las palabras.”

“Tres veces deben caer las falsas máscaras que hoy nos roban:
debe caer la injusticia en el trabajo y su pago;
debe caer la traición que nos deja sin palabra;
debe caer el gobierno que usurpa nuestra voluntad.
¡Justicia! ¡Libertad! ¡Democracia! Éstas son las tres llaves de las tres cadenas.
Esto pedimos nosotros, los más pequeños de estas tierras.

Nosotros esto queremos: tres derechos, tres luchas, tres soles.”

Una de las expresiones más conocidas desarrolladas por el nuevo zapatismo de Chiapas es la frase: “Mandar Obedeciendo”.
Ésta no surge de la nada, sino que se origina en valores y principios de los pueblos mayas originarios de Chiapas, desde donde es recuperado como uno de los valores fundamentales del proyecto del EZLN.
Sin pretender interpretar lo que la frase quiera decir para ellos, los zapatistas, es necesario al menos mostrar el profundo significado que adquiere como un valor que viene desde el margen hacia el centro de la actividad política.
Cuando pensamos en nuestros políticos en la tradición democrática representativa occidental, hasta nos causa risa pensar que ellos obedecen y siguen las propuestas de quienes los eligen. En realidad, la representación política se ha transformado en un problema central de las sociedades actuales, ya que finalmente no es transparente y los intereses que en la mayoría de los casos defienden los representantes corresponden a intereses económicos y no necesidades de personas concretas.
El problema es que la política y su complejo entramado termina haciéndose incomprensible para el ciudadano, que finalmente, desencantado, acepta que le transformen un asunto ideológico, de principios políticos, en un asunto de marketing.

Es ahí donde el zapatismo con su “Mandar Obedeciendo” se vuelve central como un valor contracultural. Es pedirle a la política que haga lo que nunca ha hecho, obedecer. Abandonar una justicia hecha a la medida de los poderosos y haciendo una justicia para los sometidos; abandonar una libertad regida por las reglas del capital y de la propiedad privada (y que termina restringiendo la libertad de las personas, haciendola excluyente), por una libertad más integral que de sentido a la existencia; abandonar la apariencia de la democracia (basada en el marketing, en las encuestas, en el populismo de derecha y en las reglas de mercado), por una democracia más de fondo centrada en las personas y su sufrimiento cotidiano y no en las reglas macroeconómicas de crecimiento.

Lo que necesitamos es universalizar esta valor que altere la política tal como la conocemos. Al menos imagínense si de pronto nos encontramos con un candidato que (sin populismo) nos diga que nos va a obedecer…
Exacto, no creemos, de ahí la centralidad de este principio, recuperar la confianza y la transparencia para la política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s