Valor 2: Libertad de Colaborar, Solidaridad Social

“Un programa es software libre para ti, como usuario particular, si tienes las siguientes libertades:
La Libertad Cero es la libertad de ejecutar el programa con cualquier propósito, de la forma que quieras.
La Libertad Uno es la libertad de ayudarte a ti mismo cambiando el programa para que se ajuste a tus necesidades.
La Libertad Dos es la libertad de ayudar al prójimo distribuyendo copias del programa.
Y la Libertad Tres es la libertad de ayudar a construir tu comunidad publicando una versión mejorada de modo que los otros puedan beneficiarse de tu trabajo.”

“Los propietarios (de Software) usan palabras difamatorias como «piratería» y «robo», al igual que terminología experta como «propiedad intelectual» y «daño», para sugerir una cierta línea de pensamiento al público —una analogía simplona entre los programas y los objetos físicos.
Nuestras ideas e intuiciones acerca de la propiedad sobre los objetos materiales tratan acerca de si es justo privarle a alguien de un objeto. No se aplican directamente a hacer copias de algo.
Suponga que tanto usted como su vecino consideraran útil la ejecución de un cierto programa. En un pacto ético con su vecino, seguramente entenderíais que una solución apropiada de la situación posibilitaría que los dos usasen el programa. Una propuesta que permitiese usar el programa solo a uno, restringiendo al otro, es discriminatoria; a ninguno de los dos, usted o su vecino, les debería de parecer aceptable.
Firmar una licencia típica de software implica traicionar a tu vecino: «Prometo privar a mi vecino de este programa para que yo pueda tener una sola copia para mí.»
Muchos usuarios admiten inconscientemente que resulta erróneo negarse a compartir, así que deciden ignorar las licencias y las leyes, y comparten el programa de todas formas. Saben que deben infringir las leyes para poder ser buenos vecinos, pero siguen considerando que las leyes tienen autoridad y concluyen que ser un buen vecino —dado que lo son— es algo malo o de lo
que sentirse avergonzados. Se trata, también, de un tipo de daño psico-social, pero se puede escapar de ello decidiendo que las licencias y las leyes no tienen fuerza moral alguna.”
Ambas citas de, Richard Stallman .

Hace ya algún tiempo había publicado un post sobre valores significativos para la construcción de proyectos políticos alternativos. El valor 1, para recordarles (si no tienen ganas de pinchar aquí) era el “Mandar Obedeciendo” de los zapatistas (y mayas); el valor 2, que comento ahora es la Colaboración y la Solidaridad Social, ideas fundamentales detrás del movimiento de Software Libre.

En el fondo, más allá del software, de lo que habla Richard Stallman más arriba es de la posibilidad de ayudarse a sí mismo, a tus amigos y a la sociedad. No como las solidaridades mediatizadas de la sociedad actual, donde uno colabora o ayuda a los demás a partir de sus inevitables patrones de consumo (dando el vuelto al supermercado o la farmacia: ¿se acuerdan a cuál institución?; o comprando los productos de la Teletón).

Estamos hablando de una sociedad que cree que lo relevante es nuestro entorno, lo que vemos, nuestra acción en ese entorno, que no espera la acción desde arriba para conseguir una mejor sociedad. Es más, como queda de manifiesto también, son las mismas instituciones las que promueven la apatía, el temor, la desconfianza… la pérdida de vínculos entre quienes vivimos en contacto cotidiano, y ya que perdemos cohesión, ellos pueden controlarnos con sus reglas… y también con sus sanciones.

Hay un fuerte vínculo con la ética y con la legitimidad, ya que a veces, quizá demasiado en el último tiempo, nadie se preocupa de preguntarle a los ciudadanos si las leyes son justas, si quiere que su vida se limite por determinadas leyes que benefician a algunos y perjudican a otros (saliéndome un poco del tema, como la atemorizante ley de responsabilidad penal juvenil, que ni siquiera son capaces de aplicar en este gobierno chileno).

Entonces, el segundo valor que se opone al egoísmo y al temor de las sociedades actuales es la colaboración, la solidaridad, no con cualquiera, si no con aquel que está en nuestro entorno y que nos necesita.

Alguien decía por ahí que detrás del software libre, y por lo tanto de sus valores, están aquellos olvidados y complementarios valores de la Revolución Francesa. Muchos privilegian la Libertad, otros han privilegiado la Igualdad, pero se han olvidado de la equilibrante Fraternidad, que se manifiesta claramente en esta propuesta.

Compartir con mis amigos y vecinos aquellos que los haga libres, que promueva la igualdad social y que colabore con la fraternidad se contrapone frontalmente a los valores dominantes de hoy en día.

Edición: Creo que no está suficientemente destacado el tema de la colaboración:

¿Cómo debería ser una política colaborativa?

Es una política que no busca el poder, que es capaz de entregar lo que sabe para el desarrollo de los demás.

Es una política que no se preocupa de temas en específico, sino de la construcción de una comunidad.

La colaboración es un ejercicio activo para ser solidario con aquellos que nos importan en la sociedad.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s