Sociedad Civil y NTIC

Las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (NTIC) afectan todo lo que tocan. No son únicamente agentes que interfieren desde fuera en las actividades humanas sino que las transforman desde dentro.

Cualquier cosa que hagamos deja de ser lo que era si le incorporamos NTIC. Con ese poder de transformación, ¿cómo afectarán las NTIC a la Sociedad Civil? Según trabajos teóricos que he estado revisando (como el de Rykert) o las investigaciones sobre NTIC en Chile efectuadas por el PNUD, hay una valoración positiva de las “potencialidades” que trae su uso para profundizar la democratización social y promover una mayor participación; sin embargo, en la mayoría de los casos, la experiencia de uso de las NTIC por organizaciones de la Sociedad Civil, es muy limitada y solo aprovecha parcialmente las herramientas y posibilidades de transmitir información y de comunicar. Expongo algunas ideas preliminares sobre el porqué de estas limitaciones:

  • Hay un problema que no se puede atribuir a las NTIC, sino que corresponde a las condicionantes sociopolíticas del país: tenemos un Estado poco interesado, por el momento, en profundizar la democratización de la sociedad; y al mismo tiempo, tenemos a una Sociedad Civil fragmentada y que tiende a proteger sus espacios (¿de mercado?). En ese contexto, no hay una voluntad de real de potenciar de forma efectiva la relación de la Sociedad Civil con las NTIC.
  • En segundo lugar, es indispensable hablar de la brecha digital. Es efectivo que el país de América latina con la menor brecha es Chile, pero a pesar de eso, ésta sigue siendo significativa. Un problema serio para la Sociedad Civil es la falta de acceso que pueda tener la ciudadanía a estos nuevos recursos. Sin embargo, es un mito que simplemente con acceso las cosas cambiarán, ya que la dimensión cualitativamente más significativa de la brecha tiene que ver con la incapacidad de comprender y producir aplicaciones tecnológicas. Si la Sociedad Civil usa las NTIC tal como vienen no las comprende, y acepta la lógica que está programada en ellas; por lo que en realidad, más allá del acceso, la brecha tiene que ver con la incapacidad de construir aplicaciones colaborativas que ayuden en los procesos de profundización de la democracia y aumento de la participación ciudadana.
  • Al parecer, la Sociedad Civil también ha olvidado el origen de las NTIC. Esa programación de la que hablaba recién, se produce en el contexto de la globalización, y del desarrollo de un sistema de producción económico, basado en tecnología y que produce tecnología. Ese sistema promueve valores que son adoptados tanto en el ámbito político por los estados, como en el ámbito personal por los individuos (modelo económico neoliberal globalizado e individualismo). Si se acepta las NTIC tal cual, se acepta la racionalidad implícita en la tecnología. ¿Será capaz la Sociedad Civil de descubrir esa lógica, mirarla reflexivamente y transformarla o cambiarla por otra según sus necesidades? ¿O, por el contrario, la sociedad civil será colonizada por la racionalidad tecnoeconómica? Hay indicios que apuntan en ambas direcciones. (Hay indicios para creer también que la lógica tecnoeconómica no es incondicionalmente democrática).
  • Mucho se habla en los últimos años de la WEB 2.0, una serie de aplicaciones tecnológicas desarrolladas por internet y que permiten profundizar los procesos de interacción entre quienes utilizan en internet. En realidad, la mayor parte de las grandes innovaciones tecnológicas vinculadas con internet no han sido desarrolladas en el contexto de grandes empresas, sino que han sido realizadas por personas que han aprendido el lenguaje de las NTIC y lo han utilizado en beneficio de la comunidad. Las grandes empresas han estado atentas y han utilizado esa innovación con fines comerciales; la Sociedad Civil, en cambio, no ha podido dar ese salto hacia la comprensión del lenguaje NTIC y sus reales potenciales.

Es de esperar que está preocupación empiece a darse en el futuro, o de lo contrario, las NTIC se podrían constituir un espacio absolutamente cerrado y orientado con fines económicos.


Anuncios

1 comentario

  1. Pingback: el quinto infierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s