El fallo

Acabo de revisar el fallo del TC, si les interesa leerlo se encuentra acá en formato pdf.

A parte de lo anecdótico de que la primera presentación al tribunal constitucional  de los diputados  Claudio Alvarado Andrade, Gonzalo Arenas Hödar, Ramón Barros Montero, Eugenio Bauer Jouanne, Sergio Bobadilla Muñoz, Alberto Cardemil Herrera, Sergio Correa de la Cerda, María Angélica Cristi Marfil, Francisco Chahuán Chahuán, Roberto Delmastro Naso, Andrés Egaña Respaldiza, Enrique Estay Peñaloza, Marcelo Forni Lobos, Pablo Galilea Carrillo, René Manuel García García,Alejandro García-Huidobro Sanfuentes, Javier Hernández Hernández, Amelia Herrera Silva, José Antonio Kast Rist, Juan Lobos Krause, Rosauro Martínez Labbé, Juan Masferrer Pellizzari, Patricio Melero Abaroa, Cristián Monckeberg Bruner, Nicolás Monckeberg Díaz, Iván Norambuena Farías,Carlos Recondo Lavanderos, Roberto Sepúlveda Hermosilla, Marisol Turres Figueroa, Jorge Ulloa Aguillón,Gonzalo Uriarte Herrera, Ignacio Urrutia Bonilla, Alfonso Vargas Lyng, Germán Verdugo Soto, Gastón Von Mühlenbrock Zamora y Felipe Ward Edwards, no haya sido acogida a tramitación por que “carece de la claridad y precisión suficientes para que el Tribunal pueda entrar a conocer del asunto”, lo relevante del fallo es que elige e impone una opción moral, frente a otras muchas posibles elecciones que también tienen un sustento en valores universales.

Creo que el asunto no se trata de si son o no abortivas las pastillas o la T de cobre, o si el derecho a la vida debe imponerse siempre por sobre cualquier otro, el asunto es que en Chile aceptamos que alguien decida por nosotros cuál es la moral correcta. Ese es el tema de fondo: tener la posibilidad de decidir independientemente en los temas que queramos y de la forma que queramos, a partir de los valores que queremos y en los que creemos.

Respecto de la entrega de pastillas a adolescentes, me pregunto cómo habrán votado los diputados mencionados más arriba respecto a la rebaja de la responsabilidad penal y la nueva legislación penal para adolescentes. No creo que ahí se hayan preocupado de la relación de los jóvenes con los padres, ni que se cuestionara la capacidad de los jóvenes de discernir racionalmente.

Sólo hay una imposición por la fuerza de una forma de ser y de hacer las cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s