Mayo del 68: de la desmitificación a la criminalización

Ya se acaba el mes y no puedo dejar de lado la promesa que me hice hace algunos días: escribir algo sobre los sucesos de hace 40 años (que viejo me siento): Mayo del 68.

El sábado 10 de mayo se publicó en el suplemento Cultura de la Tercera un especial titulado “Los ecos de mayo”. Me llamó mucho la atención las imágenes que acompañan los artículos donde se muestra siempre imágenes de destrucción y violencia juvenil, pero no la violencia contra la juventud (como la fotografía de la izquierda:violencia policial). Y ya pasando al contenido, me causó mucho impacto leer que Anthony Giddens habla de mayo del 68 como una “liberación falsa”.

La serie de artículos sigue una especie de programa no declarado: construir un mito sobre mayo del 68, destruir el mito, desmitificar, y construir un nuevo mito sobre la nueva revolución del mercado.

No es que esté en contra de las desmitificaciones, por el contrario, simplemente estoy en contra de las conclusiones de intelectuales orgánicos que defienden esta sociedad donde vivimos. Siguiendo a Hanna Arent, creo que la construcción de mitos implica atribuir características no humanas, no realizables por humanos a actos que no pueden separarse de la condición humana. Es más fácil alienarse y desprenderse de algo que no creemos que se pueda volver a repetir, de algo que no creemos que sea humanamente posible de nuevo.

Lo que se ha buscado es transformar a mayo del 68 en moda, en una imagen del Che, en algo que no tiene contenido, incluso en algo que legitima las nuevas revoluciones reaccionarias: la revolución del capital y la revolución de la tecnología, que como señala Slavoj Zizek, se apropian de la retórica de la izquierda… aunque no de sus contenidos.

Chomsky por el contrario cree que no solo mayo sino todos los relevantes sucesos del 68 (la primavera de Praga en el mes de agosto, y también México en octubre, que culmina con la matanza en Tlatelolco) son trascendentes. Al contrario de los que hablan de la irrelevancia de esos sucesos Chomsky  señala que las protestas contra la guerra de Vietnam empezaron cuatro años después del inicio de la guerra. Las protestas contra los actuales conflictos en oriente empezaron antes de que las guerras se hicieran efectivas. En los años 60 el gobierno norteamericano respaldo golpes de estado y dictaduras en todo nuestro continente del Sur,el único intento de golpe de estado reciente orquestado por Estados Unidos fue simplemente rechazado por la opinión pública: ¿de dónde surge esta preocupación por el mal uso del poder?

Mayo del 68 fue una batalla perdida,como dice Carlos Fuentes, debido al abandono de la revolución por parte del Partido Comunista francés que prefirió no respaldar una revolución que no tendría al partido como su principal actor.

Lo que queda del 68 es una lección para pensar la revolución y la resistencia social sin amarrarse con proyectos totalizantes (de izquierda o de derecha). En esta época donde toda protesta termina siendo convertida en un crimen contra un mercado totalitario, eso ya nos permite revalorar la humanidad y las luchas que la historia nos hereda.

Ver: mayo del 2006


Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s