Perry Anderson y una Evaluación del Marxismo

Acabo de terminar la lectura de “Consideraciones sobre el Marxismo Occidental”, de Perry Anderson, quien fuera director de la New Left Review. Quisiera destacar un par de ideas que me parecen muy interesantes en este panorama general del marxismo que el autor ofrece. Primero, la definición de dos momentos claves en el desarrollo y orientación del marxismo, con una etapa inicial claramente definida por la preocupación económica y la crítica del capitalismo, donde las obras de Marx y Engels son fundamentales. Luego, la etapa donde el marxismo se orienta más claramente hacia la política y la toma del poder a través de la revolución, donde aparece con mayor peso la figura de Lenin y no en menor grado Trotsky. Pero luego, en segundo lugar, empieza un periodo histórico que hace variar fundamentalmente la reflexión del marxismo y sus preocupaciones. Es el contexto que se inicia entre guerras y con la aparición del facismo y el nazismo que impiden por medio de la violencia el desarrollo de revoluciones proletarias; por otra parte, la consolidación de democracias capitalistas que, al contrario de lo que pensó Marx, tuvieron la suficiente estabilidad económica para impedir cualquier intento de revolución. Al mismo tiempo, el terrible efecto sobre la reflexión intelectual política que significó Stalin y la construcción de un partido comunista internacional controlado desde la URSS y que impidió o limitó una reflexión de los intelectuales marxistas sobre la coyuntura política, fuera la que fuera. Es así como surge lo que Anderson denomina Marxismo Occidental, completamente alejado de las preocupaciones económicas y políticas de la primera etapa, se orientan hacia la filosofía y la estética, y por tanto, alejándose completamente de las preocupaciones del proletariado, se convierte en un marxismo desarrollado fundamentalmente por burgueses y para burgueses. Pero Anderson concluye con la posibilidad que en ese momento se vislumbraba como un reencuentro entre el marxismo y la revolución en Occidente (más bien Europa) y por tanto, con la superación de este marxismo reducido a la filosofía y la estética en ese auge de las revolucionario que se dio a fines de los 60 y que se extendió hasta principios de los 80. Ahora sabemos que, luego de los intentos de revolución volvió a aflorar el facismo (sobretodo en América latina) y superado el facismo, se retomó la democracia capitalista en todas partes en los años 90. Lo que debemos preguntarnos ahora es si las experiencias políticas nacidas de una práctica popular e indígena en América latina en la actualidad, muy diferente a la reflexión inicial de Marx, tiene algo de coherencia con el materialismo histórico. Debemos preguntarnos también si las clásicas visiones de temas económicos y políticos tienen algo que enseñarnos todavía. Es relevante considerar la crítica a la transformación ideológica de la cultura, uno de los principales aportes del Marxismo Occidental. Pero fundamentalmente, hay que aprender del pasado, y acercarnos a Gramsci, encarcelado por el facismo en Italia, y no olvidar que ya en dos ocasiones en el pasado, en dos momentos y en dos lugares históricos diferentes, se ha impuesto por la fuerza y la violencia sobre los intentos populares de liberación social y económica. Tampoco hay que olvidar la falta de reflexión crítica que instauró el stalinismo, algo que no puede permitirse y que tampoco debería ser posible en el momento actual, donde es necesario transparentar los fallos, los errores de los proyectos revolucionarios en curso en nuestro continente.

Anuncios

4 Comentarios

  1. Quien quiera acercarse al marxismo hoy creo que tiene que acercarse a aquellos textos de Marx que se abren a la postmodernidad, como es el caso de los “Grundrisse” o los “Manuscritos Económicos Filosóficos” de 1844, los menos marxistas de sus investigaciones y que en ningún caso forman un sistema cerrado como en “El Capital”.

    Esta es una tradición occidental de lectura marxista que quizás empiece por su yerno Paul Lafargue y su “Derecho a la Pereza” y que llega hasta nuestros días con el libro colectivo dirigido por Marcello Musto sobre los “Grundrisse”, o la obra ingente de Fredreric Jameson o la de Gayatri Spivak y que sin embargo Perry Anderson no valora o en algún caso no conoce.

    UN saludo,

    J.C:

  2. Hola Profesor, hace un tiempo ando en busqueda de ese libro, obviamente en biblioteca no està, me parecio curioso que buscando articulos en google, aparecio enseguida su blog.

    Un abrazo enorme.

    Patricia Araya.

  3. Profesor
    Perry Anderson.

    Requiero una copia del ensayo titulado “Los desafíos para una alternativa socialista”, escrito en 1992, que dicen es una respuesta a la propuesta de Francis Fukuyama “El fin de la historia y el último hombre”.

    Gracias por su colaboración.

    Jorge E. Carrillo Ch.

  4. hola a todos y todas desde mi punto de vista no solo hay que leer algunas de las obras de Marx ,Lenin , Engels si no que debemos estudiar la mayor cantidad de obras de todos los revolucionarios que han aportado al campo cientifico del marxismo (mariategui, lukacks, entre algunos) y comprenderlos desde el materialismo historico dialectico y la lucha de clases. Con respecto a Perry Anderson me parece un intelectual muy critico y muy jugoso para debatir, esto no quiere decir que comparta un 100 porciento con el.

    saludos guille

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s