Entre el convenio y la autonomía

n1A partir de mi última estadía en Chile el mes pasado y especialmente de las notas que tomé en el Seminario de la UCT sobre la Aplicación del Convenio 169 de la OIT, quiero comentar sobre dos procesos que se van a hacer muy relevantes en los próximos años. Las posibilidades prácticas de aplicación del Convenio como una vía política y legal para afrontar la situación del pueblo mapuche; y las crecientes demandas de autonomía alimentadas por las reacciones producidas tras el asesinato del comunero Jaime Mendoza Collio.

Ambos procesos son inseparables, conviven en un mismo tiempo, y evidentemente la tensión que se ha producido en las últimas semanas hace pensar en la imposibilidad de la aplicación del Convenio por la falta de voluntad política de las autoridades de turno, especialmente pensando en el giro a la derecha que está dando el país. El Convenio tiene claramente una dimensión política y que depende de la voluntad de las autoridades respecto a “hasta dónde llegar” en su aplicación, un tema muy relevante al pensar en la ejecución de proyectos empresariales y de infraestructura que afecten a las comunidades: ¿tendrán estas posibilidad de vetar los proyectos o sólo se hará un consulta simbólica que no impedirá la ejecución?

Va a ser muy importante, todavía dentro del ámbito político, la comparación entre la aplicación del Convenio y otros acuerdos internacionales de corte económico. ¿Qué derechos se defiende y hasta dónde llega la participación de los grupos económicos en la toma de decisiones? ¿Los derechos de quién terminan siendo más relevantes? Es evidente que la aplicación efectiva de cualquier acuerdo internacional va a beneficiar los derechos de algunos y a perjudicar los derechos de otros, el asunto es saber si finalmente hay un cambio efectivo en las relaciones de poder tras la entrada en vigencia del Convenio ahora en septiembre.

059La otra dimensión del convenio, tal vez la más relevante, es que abre la vía judicial para la defensa de los derechos de los pueblos indígenas. Ya no se trata exclusivamente de la aplicación de políticas, sino también de que esas políticas que se contrapongan a las demandas y necesidades culturales de los pueblos indígenas, sean cuestionadas y revocadas judicialmente. El problema desde esta perspectiva (y es algo que le sucede a todo el mundo no únicamente a los indígenas) es el desconocimiento de los propios derechos, porque si no se conoce lo que se puede hacer legalmente en defensa de los propios derechos es casi como si esos derechos no existieran: hay que generar mecanismos, entonces, para que pasen del papel a la realidad.

La otra perspectiva, como decía antes, alimentada por las tensiones de la realidad social, es la demanda autonómica. Es importante precisar que el pueblo mapuche no tiene un liderazgo único, ya que en realidad una de sus características principales ha sido siempre la existencia de liderazgos locales, y que muchas veces tienen demandas contradictorias entre sí (entre otras cosas, este es un elemento que dificulta encontrar una solución política al conflicto).

En este sentido, las demandas de autonomía también son diversas. Tal como se discutión en el seminario, éstas van desde el básico reconocimiento constitucional hasta la libre determinación, pasando por demandas intermedias como mayores niveles de participación política y control sobre decisiones políticas, sociales, culturales y económicas en el ámbito local. Cualquiera de estas perspectivas entra en conflicto con el modelo clásico de estado unitario que se niega a reconocer que por sobre lkmc-ksc-navajasa igualdad de derechos hay una diversidad cultural y unas relaciones interculturales que afectan profundamente esas posibilidades igualitarias.

La demanda de autonomía es por tanto una vía que contradice no sólo la idea de un estado tradicional unitario, sino también el tipo de relaciones sociales, culturales y económicas que hay tras ese modelo. En realidad, precisamente uno de los puntos claves en la incomprensión de las demandas de los mapuches tiene que ver con los prejucios raciales que están implícitos en la lógica del mercado: El valor del trabajo y de la propiedad, que se sitúan como los valores correctos a seguir, y que en gran medida son opuestos a la valoración cultural de la tierra: Una relación que no implica control sobre el entorno.

Sea cual sea el camino a seguir, esperemos que al menos no tengamos que lamentar más muertes en el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s