Discutiendo sobre Propiedad Intelectual: 1)Transformaciones políticas y legales globales

En las últimas décadas ha cambiado profundamente la orientación de las actividades económicas, pasando de un modelo que protegía los mercados internos a uno que se abre al comercio internacional y que fomenta el libre comercio; se ha pasado de un modelo centrado en la producción material a otro en que el trabajo industrial es desplazado por la producción desmaterializada de innovaciones basadas en avances científicos y tecnológicos, donde lo relevante no es el producto en sí, sino el valor agregado en términos de innovación científico-técnica que incorpore.

Todos estos elementos han producido una reconfiguración del valor económico que poseen las diversas sociedades (y que por tanto afecta sus posibilidades de desarrollo) en la medida en que se adaptan a estas profundas transformaciones. Es por esto que, junto con lo anterior, se producen también cambios en el ámbito político y por tanto también se producen nuevos acuerdos legales que buscan generar nuevos consensos globales sobre políticas económicas.

En primer lugar, se modifica radicalmente la ruta que debe seguir un país para conseguir el desarrollo.Éste se interpreta bajo los filtros del modelo del libre mercado, siguiendo las pautas definidas por el neoliberalismo (Castells, 2005: 42). Ahora, para modernizarse, los estados deben trasladar algunas de sus funciones históricas a manos privadas (nacionales y transnacionales) y tienen como tarea fundamental el equilibrio macroeconómico y la apertura de nuevos mercados para los productos del país. La principal estrategia para esta última tarea es lograr acuerdos comerciales que eliminen barreras arancelarias entre los países y permiten el más fácil acceso de los productos propios a los mercados globales.

En segundo lugar, implica la necesidad de integración a unidades políticas y económicas más amplias, las que aportan diversos beneficios (económicos, políticos e incluso militares) (Castells, Idem: 24-25). Algunas de esas formas de integración son nuevas, otras ya existían y se han ampliado, por ejemplo, la OMC, o la ampliación hacia el este de la Unión Europea y de la OTAN. En América latina, pueden mencionarse algunos organismos de creación relativamente reciente y que todavía no terminan de consolidarse, como el MERCOSUR, el ALBA, o la UNASUR y la integración de algunos países de la región al ALCA. Sin embargo, un efecto de estos procesos de integración es que los estados nacionales pierden soberanía. Muchas de las decisiones de política interna deben supeditarse a acuerdos más amplios a escala regional o mundial. Como expresa Castells:
“…el Estado-nación se dota de instrumentos cooperativos de gestión, navegación y negociación en la globalización. El precio es alto: la pérdida de soberanía y el paso irreversible al poder compartido. O sea, se pierde poder para mantener influencia. Pero la alternativa es la irrelevancia de decisiones que ningún Estado (ninguno, ni siquiera Estados Unidos, a pesar de su intento de unilateralismo militarizado) puede aplicar en solitario…” (Castells, 2005: 26-27).
Así como se ocupa la metáfora de la “navegación” al acto de buscar información en internet. Podemos ver que Castells también lo ocupa para referirse a la necesidad de los estados en el contexto actual de “navegar” la globalización. Así como el exceso de información dificulta la navegación en internet sin una estrategia y sin los instrumentos adecuados; tampoco es posible navegar la globalización sin acuerdos políticos, económicos y militares: el precio que se paga es la desconexión de lo global.

Y en tercer lugar, al considerar las transformaciones productivas de la economía del conocimiento, los estados deben aplicar nuevas políticas económicas para adaptarse a nuevos ciclos productivos orientados ya no más por el industrialismo, sino por el informacionalismo y el nuevo papel de los descubrimientos científicos, de las aplicaciones tecnológicas y del desarrollo comercial de innovaciones, es decir, de la economía del conocimiento.

El Banco Mundial (2007) promueve un modelo que implica un nuevo régimen institucional y económico, una determinada estrategia educativa centrada en el desarrollo de habilidades; una infraestructura de información y comunicación; y un sistema de innovación. Las transformaciones institucionales tienen que ver, entre otras cosas, con la adaptación de los marcos legales nacionales a los contextos globales especialmente en materia comercial (y por tanto de propiedad intelectual). Los cambios en educación se orientan sobretodo a aumentar el número de trabajadores informacionales existentes en un país, lo que se mide principalmente a través de la presencia de doctores en diversas disciplinas científicas y en las publicaciones indexadas que estos consigan. Se requiere también la construcción de infraestructura digital que permita la conexión de los ciudadanos a internet y facilite así la conexión de las sociedades nacionales con el mundo. Finalmente, los estados deben desarrollar capacidades de innovación organizando a los diversos actores involucrados (universidades, centros de investigación, empresas) en sistemas que faciliten la articulación económica del conocimiento producido convirtiéndolo en innovaciones y productos que posean valor de mercado.

Para conseguir el desarrollo siguiendo estos nuevos modelos productivos basados en el conocimiento, los estados nacionales deben modificar leyes y desarrollar políticas que les permitan afrontar estos procesos de cambio. Un factor clave que atraviesa todas las dimensiones anteriores es la propiedad intelectual, y por tanto, se renueva también la necesidad de modificar las legislaciones sobre esta materia. El capital humano avanzado que produce publicaciones debe proteger la propiedad de sus descubrimientos y de sus trabajos científicos; la construcción de infraestructura digital facilita la circulación de información y conocimiento, la mayor parte del cual está también protegido por leyes de propiedad intelectual. El desarrollo de innovaciones, debido al valor económico que poseen, debe también estar protegido por leyes que resguarden los derechos de los innovadores.
Sin embargo, aunque inevitablemente las leyes deban obedecer al principio de territorialidad (Becerra, 2004:19-20), es decir, que las leyes de propiedad intelectual sólo pueden aplicarse en los Estados que las reconocen, estas leyes deben adaptarse también a las exigencias de los acuerdos económicos globales.

(Continuará…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s