Problemas Sociales y Conflictos de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (NTIC) [Actualizado]

Hace ya algunos días fui invitado al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM a participar como expositor del Curso Aspectos Jurídicos de las Tecnologías de la Información. Como había estado de cabeza terminando la tesis que defiendo dentro de poco no había podido comentar nada al respecto. Dejo aquí una copia de la ponencia y una foto del salón, todavía vacío, porque mientras hablaba obviamente no pude sacar fotos.


Problemas Sociales y Conflictos

de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (NTIC)

¿De Qué Vamos a Hablar? Presentación

En primera instancia vamos a situar la discusión sobre las nuevas tecnologías en un contexto de reflexión social. Hay un momento en que empezamos a hablar de NTIC y de Sociedad y Economía del Conocimiento, por lo que es indispensable partir por ahí. ¿Qué es lo que han pensado las ciencias sociales respecto a estos procesos de cambio? ¿A partir de cuando se inicia esa reflexión? Y, ¿cuáles son los contenidos principales de esas reflexiones y que ideas desarrollan respecto a las relaciones entre tecnología y sociedad?

En segundo lugar, vamos a hacer un acercamiento a la idea de problemas sociales y conflictos generados por las NTIC, en el entendido que es a partir de esos problemas y conflictos que se producen las posibles repercusiones legales. Para ello se propondrá un sencillo modelo de análisis. En tercer lugar, se examinarán, siguiendo el modelo anterior, algunos de esos conflictos generados en diversas escalas (locales, nacionales, globales).

Algunas Cuestiones Teóricas Respecto a las Nuevas Tecnologías

En algún momento, entre la década de los setenta y la de los ochenta se empezó a notar que se estaba constituyendo un fenómeno social de amplia escala. A falta de un nombre mejor, en principio se lo denominó como “Sociedad Post-Industrial” (Touraine, 1973; Bell, 1973), en la medida en que se pensaba que remplazaba a la sociedades industriales.

Posteriormente, se fueron consolidando dos denominaciones más precisas. Primero la de Sociedad de la Información o “Informacional” (Castells, 2001) y el nombre más conocido en la actualidad de Sociedad del Conocimiento. La expresión informacional, sigue la misma lógica que la de “postindustrial”, es decir, una sociedad que remplaza al industrialismo, y en donde la actividad central es la utilización de información con fines productivos. Sin embargo, el nombre que más se ha difundido es el de sociedad del conocimiento, ya que no refleja únicamente su uso en el ámbito productivo sino que permite también la posibilidad de entender la nueva relevancia del conocimiento en ámbitos culturales, políticos y sociales.

La idea de conocimiento tiene una doble lectura: Por una parte se refiere a una renovada relación entre ciencia-tecnología-mercado, es decir, la aparición de una forma de conocimiento dominante en la sociedad y a partir de la cual, todas las otras formas de conocimiento se hacen dependientes. Y por otra parte, la capacidad tecnológica que ha adquirido el conocimiento de ser almacenado, distribuido, y comercializado, es decir, la constitución de toda la cultura humana en una fuente capaz de producir riqueza a través de la mediación de la tecnología.

Es en este sentido en que se habla hoy en día de una revolución tecnológica de la información. En la medida en que estas tecnologías adquieren día a día la capacidad de inventar y reinventar usos diferentes penetrando cada vez más en la experiencia cotidiana de las personas. La revolución de la tecnología consiste en la transformación de todas las actividades humanas conocidas por medio de las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (NTIC).

Queremos reencontrarnos con los amigos del colegio, hay una tecnología para eso; queremos conocer las leyes de propiedad intelectual de todos los países del mundo y podemos encontrar una página que reúna la información actualizada de todos ellos; queremos saber como hacer una protesta virtual en contra de un gobierno o una institución internacional, y podemos encontrar instrucciones y programas computacionales para hacerlo en varios sitios web. Queremos encontrar el mejor restaurante árabe de la Ciudad de México, y habrán muchas personas que han relatado públicamente su experiencia.

Pero esta “intromisión” de la tecnología en nuestra experiencia vital, ¿es positiva o negativa? Los dos puntos de vista extremos pueden ser definidos como Tecnofilia y Tecnofobia (Gómez, 2007; Graham, 2001)..

Por tecnofilia entenderemos la confianza desmedida en la tecnología para generar, desarrollo y consiguientemente una sociedad mejor. Desde esta perspectiva se cree que, si no existe ahora, en algún momento a través del esfuerzo tecnológico se terminarán solucionando todos los problemas sociales como la pobreza, la contaminación y las enfermedades.

Por otra parte, la tecnofobia es el rechazo y la desconfianza fatalista en las posibilidades que la tecnología ofrece. Las tecnologías son peligrosas en la medida en que nos pueden hacer perder el trabajo, hacen que las tradiciones y valores cambien cada vez más rápido, pueden generar nuevas enfermedades y pueden convertirnos en objetos sin conciencia controlados por nuevos mecanismos económicos y políticos. Detrás de esta visión está la idea de que a través de la ciencia buscamos el control de todo (incluso de los seres humanos) y podemos caer en una situación de descontrol absoluto (por ejemplo, de crear enfermedades que no puedan controlarse).

Pues en realidad, no es ni lo uno ni lo otro. Es algo todavía más complejo, porque en realidad, las posibilidades de que sean algo bueno o malo depende de dónde y de cómo estemos posicionados en la sociedad, del lugar del mundo donde estemos, dependen de nuestros propios conocimientos y fundamentalmente de los recursos disponibles (tanto individuales como colectivos). Un ejemplo evidente de esto puede apreciarse en la siguiente imagen que muestra la adopción del navegador de Internet Firefox 3 el año 2008. Se ocupa este ejemplo, porque ese fue el software más descargado y en el menor tiempo hasta ahora.

El color celeste más claro indica que menos de mil personas lo descargaron en un país, el celeste más oscuro indica que lo hicieron menos de 5 mil personas, y así hasta el rojo que indica que en un país lo descargaron más de 500 mil personas. Resulta evidente que hay zonas del mundo donde aparentemente el cambio y los efectos de la tecnología no llegan o al menos no de la misma forma.

(Mapa de Adopción de Firefox 3: ¿Qué pasó en Centro América, África y Medio Oriente?)

Es en este sentido en que se ha empezado a hablar de Brecha Digital, es decir, un aumento de la distancia y las posibilidades para alcanzar desarrollo en términos individuales, grupales o sociales debido a las dificultades para acceder y entender las NTIC. Es una brecha que se produce tanto en términos de falta de acceso a recursos económicos y culturales, como también generacional, en la medida en que los individuos no se adaptan a la constante exigencia de entender el funcionamiento de las NTIC que surgen casi cotidianamente.

Las NTIC surgen en un contexto en donde, si no se las entiende, te excluyen, te dejan fuera de los beneficios del cambio tecnológico, y por lo tanto, individuos, grupos y sociedades se esfuerzan por integrarse aunque no tengan los recursos económicos, educativos necesarios, y aunque sus sociedades y gobiernos no hagan los suficientes esfuerzos por generar cambios en sus países.

Las NTIC no surgen en contextos neutrales donde las únicas opciones son la integración y el desarrollo; y al mismo tiempo, las NTIC no tienen solo una forma de ser comprendidas y utilizadas, es por ello que junto con sus beneficios y problemas surgen conflictos sociales en torno a ellas, en la medida en que la gente busca saltarse barreras, y busca acceder a beneficios a los que no puede acceder jugando dentro de las reglas establecidas.

Veamos algunos ejemplos:

¿Qué pasa si tengo un celular en una zona rural sin luz? ¿De qué me sirve si no lo puedo cargar?

Según relata Jan Chipchease (2011) en Uganda hay proveedores de carga de celulares a través de baterías y dínamos en bicicletas que otorgan estos servicios en zonas rurales o urbanas con deficiencia en la entrega de servicios eléctricos. El mismo autor señala que en China e India ha surgido una cultura de empresas de reparación de celulares. Aquello que las empresas y las personas desechan es recuperado por estas empresas que los ponen nuevamente en servicio permitiendo que personas sin recursos puedan acceder a equipos celulares. Sin estas empresas, no tendrían acceso al servicio.

Llevando este mismo problema a una escala más amplia. ¿Qué sucede si en un país hay un problema social grave que sólo puede ser solucionado con una tecnología desarrollada en otro país; pero no cuenta con los recursos para adquirirla? ¿Estará condenado a la exclusión?

Un Modelo de Análisis de Problemas y Conflictos Sociales asociados a las NTIC

Por ahora podrá parecer una obviedad, pero finalmente todos los problemas y conflictos sociales generados por las NTIC tienen que ver con su uso. El asunto es que hay usos aceptados y otros que no lo son.

Cuando surge un nuevo uso para las NTIC no hay cuestionamientos acerca de su legitimidad, y como forma parte de su misma lógica de difusión de conocimiento, este nuevo uso se masifica rápidamente, hasta que alguien se da cuenta que la tecnología producida para A está siendo utilizada para B o para C, generándose así el conflicto. Podemos analizar estos procesos siguiendo este modelo de tres partes:

a) Para qué queremos las NTIC: son un instrumento para solucionar X problema social, económico y político.

b) Sin embargo, qué podemos o qué nos permiten hacer con las NTIC: a qué problemas y ámbitos se restringe el uso de las NTIC. Generalmente este uso proviene desde los límites del mercado.

c) Qué conflictos surgen a partir de esas tensiones entre el límite y lo que queremos hacer.

El efecto Wikileaks.

Otra cosa, sin embargo, es lo que ha ocurrido con Wikileaks, ya que afecta directamente a Estados Unidos y sus intereses por el mundo. Internet y sus servicios cada vez más privatizados se ha mostrado servil con el poder y se han aplicado mecanismos de censura ya disponibles pero nunca utilizados a esta escala con anterioridad. Más fácil de hacer si pensamos que la mayoría de las empresas de moda en internet y las que manejan su dimensión técnica son de origen estadounidense, y no es lógico pensar que esa tendencia vaya a cambiar en el futuro. Examinemos brevemente lo que ha ocurrido:


Ataques DDOS: Mediante este tipo de acciones se satura el ancho de banda del servidor donde está alojada una página de internet. Esto se realiza mediante software que envían miles de peticiones a un servidor de internet para visitar una página hasta que se sobrepasa el ancho de banda que se ha adquirido y la página se cae. Generalmente es utilizado como medio de protesta contra los contenidos de paginas web. Hay que decir que partidarios de Wikileaks también están empezando a utilizar este tipo de ataques contra quienes le han negado servicios a la organización.


Negar el Servidor: Las páginas de internet están alojadas en servidores, los que le otorgan el espacio para colgar los archivos que se pretenden difundir. En este caso Wikileaks tenía alojados sus contenidos en Amazon y esta empresa que habría recibido presiones del gobierno de Estados Unidos, dejó de otorgar el servicio. Lo mismo ha sucedido con otros servidores que con anterioridad o posteriormente ha contratado esta organización.


Negar la DNS: Las direcciones de internet en realidad están expresadas en una serie de números y puntos (199.22.234.44). Para facilitar el acceso sin tener que digitar los números, otras empresas proveen de un nombre con palabras, como “wikileaks.org”. La empresa EveryDNS dejó de otorgar este servicio y la única forma de acceder a la página es a través de la serie de números (si es que el servidor está disponible).


Negar acceso a Recursos: Una de las cosas que más a costado afianzar en internet es realizar transacciones económicas en línea. Sin embargo a través de tarjetas de crédito y otros servicios ésta se ha facilitado. Respecto a Wikileaks, primero Paypal y más recientemente VISA y Mastercard han negado el servicio a Wikileaks.


“Filtrar” : Otras empresas especializadas en compartir contenidos están bajo sospecha de estar filtrando contenidos, que en realidad es una forma maquillada de decir censura. En twitter los temas populares aparecen con un hashtag, es decir el signo #(conocido como hash en inglés), seguido del tag (etiqueta), mientras más personas publican en twitter por ejemplo #wikileaks, se supone que se vuelve popular y es un tema que se hace visible. El problema es que con wikileaks eso no sucedió, sin embargo, Twitter desmiente que haya filtrado los contenidos.


Podemos imaginar que en los próximos días surgirán nuevas formas de ataque, utilizando nuevos mecanismos tecnológicos que la misma red posibilita y también a través de ilegitimas presiones contra las empresas y organizaciones que administran internet.


Es evidente la necesidad, una necesidad urgente, de buscar mecanismos alternativos para evitar la censura y la presión sobre organizaciones privadas y públicas que controlan internet. Una de esas propuestas todavía en pañales es generar un servicio DNS distribuido a través del sistema P2P que impediría la acción de los gobiernos y las presiones sobre la ICANN, que potencialmente podría hasta negar el DNS a Wikileaks.


BIBLIOGRAFÍA

  • Banco Mundial. “Measuring Knowledge in the World’s Economies”. Banco Mundial, 2008.

  • Binimelis, H. “Hacia una sociedad del conocimiento como emancipación: una mirada desde la teoría crítica.” Argumentos. Estudios críticos de la sociedad 23, no. 62 (enero-abril 2010): 203-224.

  • Binimelis, H. “Contrapuntos críticos a la Sociedad del Conocimiento.” Revista Gestión de las Personas y Tecnología, Noviembre, 2010.

  • Castells, M. Globalización, desarrollo y democracia: Chile en el contexto mundial. Santiago: FCE, 2005.

  • Castells, M., and P. Himanen. La sociedad de la información y el estado de bienestar. El modelo finlandés. Madrid: Alianza, 2002.

  • Lessig, L. Cultura Libre. Cómo los grandes medios usan la tecnología y las leyes para encerrar la cultura y controlar la creatividad. Santiago: LOM – Derechos Digitales, 2005.

  • Luna, Katya. “Política de Innovación en Brasil”. FLACSO, Contine

  • UNESCO. Informe Mundial:Hacia las Sociedades del Conocimiento. UNESCO, 2005.

  • Walton, D. Internet, ¿y después? Barcelona: Gedisa, 2000.

  • Walton, D. Sobrevivir a Internet. Barcelona: Gedisa, 2000.

  • Yúdice, G. El recurso de la cultura. Usos de la cultura en la era global. Barcelona: Gedisa, 2002.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s