La izquierda en el 2011 según Wallerstein

Muy interesante análisis de Inmanuel Wallerstein en la Jornada de México sobre lo ocurrido durante el año pasado y sus posibles proyecciones en el futuro cercano, especialmente respecto al impacto político que puede tener para la izquierda.

Por una parte, todo lo sucedido en Europa durante el año y lo crítico que es para el capitalismo el desempleo, la inestabilidad económica y la corrupción, situaciones que han producido una fuerte movilización social. Lo mismo que respecto a la primavera árabe, con dictaduras que mientras se dejaban corromper por occidente no habían recibido cuestionamientos de fondo. En Chile la discusión sobre el futuro de la educación y el rol del Estado, sin ser una discusión propia de la izquierda ha sido acogida como una bandera de lucha contra el statu quo que “cambia todo para seguir igual”, y que ha tenido algunas importantes repercusiones en otros países latinoamericanos.

Ahora el asunto es que frente a esto, la enorme división interna de las “izquierdas” hace poco viable sacarle partido a esta situación. La situación en la FECH con las facciones entre Vallejos y Boric es un ejemplo de ello.

Wallerstein señala que la izquierda está jugando sus cartas en el largo plazo, en una búsqueda casi utópica de destronar al capitalismo, sin emprender acciones políticas de corto plazo, todas ellas muy deslegitimadas.

La participación en elecciones es ejemplo de ello. Hay en la izquierda un grupo mayoritario (al menos en el discurso) que ha convertido en ilegítima la participación en elecciones, condenando como ilegítimo al capitalismo y a los gobiernos de corte liberal. Hay quienes creen que, a pesar de todo, es mejor el mal menor de una “izquierda convertida al neoliberalismo con matices sociales” que un gobierno de derecha. Hay quienes creen que, aunque sea un voto perdido, es mejor mantener la coherencia política y sólo elegir candidatos de izquierda que no negocien con el sistema establecido.

Frente a esta discusión, Wallerstein dice que hay que desarrollar una visión más estratégica de las elecciones. Sin dejar de pensar en que a largo plazo la meta es construir una sociedad otra, en el corto plazo hay que pensar en:

… los gobiernos no como agentes potenciales de transformación social sino como estructuras que pueden afectar el sufrimiento de corto plazo mediante sus decisiones en torno a políticas públicas, entonces la izquierda mundial está obligada a hacer lo posible por conseguir decisiones de los gobiernos que minimicen las penurias.

Finalmente, algo que es evidente frente a la tendencia homogeneizante del capitalismo. La izquierda no puede actuar con una receta política única sino que debe adaptarse a los diversos contextos sociales, históricos, culturales, políticos.

Más que la derecha, el problema es la postmoderna y falta de autocrítica división en facciones irreconciliables que afecta a la izquierda. Sin una búsqueda de proyectos compartidos, el descontento social no genera cambios y puede terminar contribuyendo más a la alienación que nos envuelve.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s