Nuestro futuro y la tecnología

 

Un poco de futurología tecnológica. Estos últimos días me he encontrado con diversas lecturas sobre nuestro futuro y su relación con la presencia cotidiana de la tecnología. En algunos casos, la proyección es de algunos años (2020) en otras ya debería preocuparme de si seguiré por estos lados (2045).
En Xataka hablan respecto a las proyecciones de la internet de las cosas para el año 2020. Internet ya no se trata únicamente de navegación, sino de la conectividad de los aparatos que por medio de sensores y aprovechando el cada vez más fácil acceso a internet conectan desde prendas de ropa hasta automóviles, y casas. Se entiende que estas tecnologías y la información que generan facilitarán nuestras vidas, nos permitirán ahorrar energía o evitar accidentes.
Por otra parte, Business Insider se proyectan hacia el 2045 a través de las tecnologías que científicos de DARPA (Defensa Advanced Research Projects Agency) proyectan para esa fecha. Ya no se tratará de innovaciones en relación a internet y la robótica (en realidad, eso ya está sucediendo ahora), sino de tecnologías que se acercan más a nuestro imaginario de la ciencia ficción, como por ejemplo, implantes neuronales que permitirán controlar nuestro entorno por medio del pensamiento. Y no solo implantes neuronales, sino también lo que podríamos denominar “mejoras de hardware” para nuestro cuerpo. Junto con ello, un entorno donde deberemos interactuar con inteligencias artificiales que probablemente ya sean más inteligentes que nosotros.
Realmente parece ciencia ficción, aunque en realidad falta algo. En Neuromante de Willian Gibson; o en Los tres estigmas de Palmer Eldricth, esas tecnologías del futuro son descritas en su contexto, es decir, en una futurología del capitalismo en donde las tecnologías responden, antes que a las personas, a los intereses de grandes corporaciones. Esas dimensiones del futuro tecnológico están ausentes de las notas que mencioné al inicio. El acceso al internet de las cosas, es darle acceso a empresas de nuestra vida familiar y nuestras rutinas cotidianas. Si nos proyectamos al futuro imaginado por DARPA, ¿le daríamos acceso a una empresa a nuestro cerebro? ¿A nuestras ideas más íntimas?

640px-Neil_Harbisson_at_the_Science_Museum_(London)

Neil Harbisson at the Science Museum (London)” by Parentesis99Own work. Licensed under CC BY-SA 4.0 via Commons.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s