Video: Presentación en Primavera Hacker

Les comparto el video que me acaban de enviar los organizadores de la Primavera Hacker 2016 con mi presentación.

 

Sociedad post-trabajo, IA, robots, miedo y el fin del capitalismo.¡Hum…!

Estas semanas he estado leyendo diversos comentarios sobre las consecuencias futuras de la inteligencia artificial (IA) y de los robots sobre nuestras sociedades, especialmente respecto a los efectos sobre el empleo y consecuentemente sobre el capitalismo.

Zoltan Istvan habla de los efectos desastrosos que puede generar sobre el trabajo, cuando se señala que el 90% del trabajo hoy en día efectuado por seres humanos podrá ser efectuado por robots e IA dentro de 50 años. Según este autor, ello nos llevaría a abandonar el capitalismo y  remplazarlo por alguna forma de gobierno de corte socialista, o al menos con mayor intervención estatal.

Paul Mason destaca la necesidad de modificar la relación entre trabajo y salario, y la necesidad de establecer un ingreso básico universal, lo que nos orientaría hacia cambios económicos y políticos profundos debido a la presencia de IA y robots en el trabajo.

Por su parte Doc Huston habla del temor a la IA y los robots, el que no debería referirse simplemente a la pérdida del trabajo, sino más bien a la pérdida de control sobre nuestras creaciones, las máquinas, que podrían finalmente terminar por reemplazar no a los trabajadores, si no a la humanidad. Como seres humanos, en realidad, siempre hemos sobrevalorado nuestra capacidad de controlar nuestras creaciones, y pensamos que la racionalidad científica había resuelto el problema para siempre: la predictibilidad absoluta sobre toda nuestra acción técnica. Pero como ya señaló Ulrick Beck, estamos viviendo en una sociedad del riesgo que es ciega a las consecuencias irracionales de la acción técnica. La ambición humana de mantener bajo control a los robots e IA parece, en realidad, una posibilidad incierta: ¿qué gran compañía o gobierno ha podido mantener bajo control las tecnologías que desarrolla o que usa?

Cyborg, por ALE

Cyborg, por ALE

Como soy un lector habitual de ciencia ficción y también de autores que desarrollan planteamientos críticos sobre tecnología, me gustaría discutir algunos escenarios distintos.

  1. La producción de IA y de Robots en un contexto capitalista. Producir robots e IA tiene un alto costo, quienes invierten en desarrollar esas tecnologías en un contexto capitalista procurarán obtener ganancias. Es evidente que un primer asunto es el de la propiedad intelectual, y las barreras de acceso a robots e IA las que son controladas por grandes empresas transnacionales. Un escenario posible es que el fenómeno del centro y la periferia se mantendrá como una de las constantes, ya que algunas sociedades no podrán pagar los costos de remplazar humanos por máquinas. En realidad, mantener el control de esas tecnologías, le permitirá a sus creadores generar mayores procesos de acumulación de capital y diferenciarse de la competencia. Como sucede con la mayoría de las tecnologías dominantes hoy en día, solo dos o tres actores se disputan la torta global y hacen dependientes a los usuarios de ella. ¿Por qué sería distinto en el futuro?
  2. Una Mega Brecha Digital. Uno de los fenómenos vinculados a la desigualdad y la exclusión hoy en día es que una parte significativa de la posibilidad de obtener beneficios sociales, culturales y económicos pasa por el acceso a tecnología. Quienes no pueden acceder, tienen mayores dificultades para integrarse a la sociedad. Generalmente esto se piensa en la escala individual,  pero evidentemente también existe una brecha global, que podemos observar al considerar continentes como África o sectores amplios de América Latina y Asia que no tienen los mismos niveles de integración tecnológica. Podría ocurrir en el futuro algo así como lo que describe Huxley en el Mundo Feliz, cuando habla de la Reserva Salvaje: una parte del mundo altamente conectada y controlada por la tecnología, y un mundo separado donde esos “avances” no entran, finalmente, una radical división del mundo en dos (mucho más profunda que la que ya existe hoy).
  3. Una Confrontación Política contra las Máquinas. Los Ludditas (aquellos que sienten un rechazo profundo por la tecnología) podrían adquirir una fuerza política orientada, como no, por algún tipo de populismo anti robots. Asimov describe escenarios similares en Bóvedas de Acero y el Sol Desnudo, cuando establece las diferencias entre los terrícolas que no tienen robots (hubo algún tipo de conflicto que generó un rechazo social y finalmente una respuesta política) y los espaciales, que se volvieron completamente dependientes de ellos (sociedades con humanos rodeados de robots, pero que no entran en contacto físico con otros humanos).
  4. Una mezcla. Lo expresado por Istvan, Mason y Huston considera una separación radical entre el hombre y la máquina. Por un lado están los robots e IA, y por otro los seres humanos. Si uno pierde, el otro gana. Al parecer, ninguno de ellos leyó a William Gibson o sabe quien es Masamune Shirow, ya que se olvidan de la opción que puede implicar mayores trabas éticas y valóricas, pero que a la vez, puede ser la más viable: los cyborg. Neuromante de Gibson cuenta la historia de un vaquero del cyberespacio que se conecta a redes controladas por mega corporaciones empresariales y en donde otros personajes tienen mejoras físicas. Lo mismo en el manga (luego animé) Ghost in the Shell, donde los policías protagonistas son en parte seres humanos y en parte máquinas que buscan tanto asesinos como su propia identidad. Por ello, me parece que si las capacidades intelectuales y físicas de los seres humanos serán inferiores a los robots e IA, y si existen las capacidades técnicas para hacerlo, muchos optarán por las mejoras físicas y la ampliación de la memoria y el procesamiento de información por medios electrónicos.

¿Qué otros inciertos futuros posibles?

Nuestro futuro y la tecnología

 

Un poco de futurología tecnológica. Estos últimos días me he encontrado con diversas lecturas sobre nuestro futuro y su relación con la presencia cotidiana de la tecnología. En algunos casos, la proyección es de algunos años (2020) en otras ya debería preocuparme de si seguiré por estos lados (2045).
En Xataka hablan respecto a las proyecciones de la internet de las cosas para el año 2020. Internet ya no se trata únicamente de navegación, sino de la conectividad de los aparatos que por medio de sensores y aprovechando el cada vez más fácil acceso a internet conectan desde prendas de ropa hasta automóviles, y casas. Se entiende que estas tecnologías y la información que generan facilitarán nuestras vidas, nos permitirán ahorrar energía o evitar accidentes.
Por otra parte, Business Insider se proyectan hacia el 2045 a través de las tecnologías que científicos de DARPA (Defensa Advanced Research Projects Agency) proyectan para esa fecha. Ya no se tratará de innovaciones en relación a internet y la robótica (en realidad, eso ya está sucediendo ahora), sino de tecnologías que se acercan más a nuestro imaginario de la ciencia ficción, como por ejemplo, implantes neuronales que permitirán controlar nuestro entorno por medio del pensamiento. Y no solo implantes neuronales, sino también lo que podríamos denominar “mejoras de hardware” para nuestro cuerpo. Junto con ello, un entorno donde deberemos interactuar con inteligencias artificiales que probablemente ya sean más inteligentes que nosotros.
Realmente parece ciencia ficción, aunque en realidad falta algo. En Neuromante de Willian Gibson; o en Los tres estigmas de Palmer Eldricth, esas tecnologías del futuro son descritas en su contexto, es decir, en una futurología del capitalismo en donde las tecnologías responden, antes que a las personas, a los intereses de grandes corporaciones. Esas dimensiones del futuro tecnológico están ausentes de las notas que mencioné al inicio. El acceso al internet de las cosas, es darle acceso a empresas de nuestra vida familiar y nuestras rutinas cotidianas. Si nos proyectamos al futuro imaginado por DARPA, ¿le daríamos acceso a una empresa a nuestro cerebro? ¿A nuestras ideas más íntimas?

640px-Neil_Harbisson_at_the_Science_Museum_(London)

Neil Harbisson at the Science Museum (London)” by Parentesis99Own work. Licensed under CC BY-SA 4.0 via Commons.

Entrevista a Renato Dagnino

En CLACSO TV aparece esta interesante entrevista a Renato Dagnino sobre la relación empresas-universidades e innovación en América Latina.

 

C – Entrevistas | Renato Dagnino: “Ninguna empresa va a desarrollar tecnología si puede robar, copiar o comprar” from clacso.tv on Vimeo.

Renato Dagnino, Brasil. Profesor Titular de la Universidade Estadual de Campinas, ingeniero y doctor en Ciencias Humanas, experto en en estudios de ciencia y sociedad.

Entrevista realizada en la Secretaría Ejecutiva de CLACSO el míercoles 27 de agosto de 2014 en Buenos Aires.

¿Derechos Digitales?

Tim_Berners-Lee_2012

Tim Berners-Lee
CC BY-SA 2.0
cellanr – http://www.flickr.com/photos/rorycellan/8314288381/

, el creador de la tecnología www en 1989, habló de la importancia de los derechos digitales. Dijo que se necesita una Carta Magna o una Constitución en línea debido a que muchos gobiernos atacan nuestra privacidad y generan censura.

Por su parte Neelie Kroes, vicepresidenta de la Unión Europea, que está a cargo de la agenda digital para esta institución, dijo que no existe de los derechos digitales, porque eso significa que Internet es un espacio diferente, no relacionado con la vida real. Si un gobierno no respeta los derechos en la vida real, no tienen ningún sentido los derechos especiales para el espacio virtual, los que tampoco serían respetados.

Me parece que aunque, aunque Berners-Lee apunta en el sentido correcto, la visión de Neelie Kroes es más realista y da cuenta de la profundidad del problema política de los derechos políticos y de libertad de expresión que tienen una dimensión virtual. Hay que considerar también que sólo un 40% por ciento de las personas en el mundo tienen acceso a internet.Neelie Kroes

Esto significa que la cuestión de los derechos digitales implica que considerar los derechos digitales, en vez de ser una estrategia de ampliación de derechos, pueda ser en realidad una forma de restringirlos.