La web que queremos

Stallman, Assange y Snowden

BPWJx8uCIAEGXYh.jpg largeStallman, Assange y Snowden

La EFF analiza las solicitudes de información a Google

eff-org-privacyA fines del año pasado publiqué una nota respecto al último informe de Google sobre transparencia, orientado fundamentalmente a dar a conocer cuántas solicitudes ha recibido de diversos gobiernos para acceder a la información de sus usuarios.

Ahora la Electronic Frontier Foundation publica un análisis un poco más amplio sobre el tema considerando el periodo 2010-2012, del que revisamos algunos puntos:

  • La tendencia mundial es un aumento de las solicitudes de información por parte de los gobiernos, aunque su aumento difiere muchos según regiones. En Europa y Norte América (aunque principalmente Estados Unidos) han sobre pasado el 100%. En Asia ha sobrepasado el 200%; y en América Latina ha llegado han aumentado en un 60%.
  • Es posible individualizar algunos países. Ya hablábamos de Estados Unidos, qué encabeza la lista con 30.350 solicitudes de información aceptadas por Google y 2929 rechazadas. Se destacan algunos países en que las solicitudes no han sido aceptadas  como Turquía (0 de 467 peticiones), Rusia (1 de 254) o Hungría (0 de 409).
  • En América del Sur se destacan tres países Brasil (5426 solicitudes aceptadas y 1473 rechazadas) aunque se destaca una tendencia a la disminución de solicitudes en el último informe. Argentina (con 236 aceptadas y 417 rechazadas). Finalmente Chile (con 288 aceptadas y 279 rechazadas). En América del Norte destaca también México con (110 aceptadas y 201 rechazadas).
  • En términos porcentuales, la mayor cantidad de rechazos se ubica en Europa. De un total de 31259 se han rechazado un 50,6%.
  • Evidentemente en estos casos, el tamaño de los países es muy relevante. Es por ello que la EFF establece una relación entre la cantidad de usuarios por país y las peticiones. De esta forma se propone una relación entre el porcentaje de solicitudes cada 100 mil usuarios de internet. En este caso, Chile queda en el lugar 16 mundial, y únicamente Brasil (10) lo supera en América Latina.

Como señalan en el informe, Google es únicamente una parte de internet que está bajo la vigilancia de los gobiernos. Habría que ver qué sucede con Twitter, Facebook y otros servicios bastante menos transparentes respecto a las estrategias gubernamentales de vigilancia.

Más información en la página de EFF:

Visualizando el Informe de Transparencia de Google, Parte 1: ¿Qué países están pidiendo a Google los datos de sus usuarios?

Visualizando el Informe de Transparencia de Google, parte 2: ¿Cuando el Estado llama a la puerta, ¿Cómo Responde Google?

Visualizando del Informe de Transparencia de Google, Parte 3: ¿Qué países solicitan la mayor proporción de datos de los Netizen?

Y así con Nokia (Actualización)

Mono y Edificio“…si tu sentido común te advierte de que lo que estás haciendo está mal, NO LO HAGAS. No lo hagas en primer lugar porque está mal, y en segundo, porque el entorno que te rodea está repleto de personas que saben mucho, se fijan mucho, ven cada detalle, y tienen herramientas para contarlo.”

Enrique Dans Nokia y la comunicación corporativa

Me parece que esta es una de las dimensiones claves del cambio tecnológico actual, la capacidad de utilizar la tecnología en contra o en oposición a la lógica de la fetichización por el mercado. Mostrar que detrás de la promoción cultural del consumo hay engaño.

 

Tecnología, control y sospecha

Recomiendo la lectura del comentario de Enrique Dans sobre “Analíticas, móviles, identidades… y pre-crimen“, una reflexión inicial sobre una tendencia cada vez más fuerte: hay medios de control (casi inimaginables) sobre lo que se hace y lo que se deja de hacer en el uso de aparatos tecnológicos como celulares o computadores o en el uso de aplicaciones tecnológicas y redes sociales.

Por una parte, el tema del rastreo de nuestras acciones y comportamientos a través de diversos dispositivos que aceptamos utilizar y que avisan dónde estamos, qué hacemos, y que permiten predecir conductas, y quizá incentivarlas (en beneficio del mercado) o desincentivarlas (en beneficio de ciertos sectores políticos). En Rusia, y también en Estados Unidos, aparecen mecanismos legales (pero no siempre legítimos) de controlar comportamientos políticos, los que terminan siendo calificados como delitos.

Por otra parte, como consecuencia de actos terroristas como el reciente en Estados Unidos, aparecen conductas sospechosas. Una de ellas es no tener Facebook o Twitter. Conozco personas que no lo tienen, ellos lo hacen por principios políticos y patrones de comportamiento y sociabilidad que son perfectamente normales… sin embargo, quienes controlan y vigilan cómo usamos las tecnologías, consideran que todos deberíamos vincularlos y relacionarnos con la tecnología de un único modo (el programado y que beneficia al mercado y la apatía y el desinterés político). El diferente se vuelve inmediatamente sospechoso.
PLOP
El problema es que, deberíamos tener derecho de utilizar la tecnología del modo que queramos y no sólo para aquello que viene establecido de fábrica.

Deberíamos tener el derecho a desconectar mecanismos de rastreo y vigilancia de los aparatos que utilizamos.

Deberíamos tener derecho a navegar libremente sin que vigilen qué visitamos, qué descargamos, etc., derecho a organizarnos y protestar a través de medios tecnológicos, así como también deberíamos mantener el derecho de hacerlo en el mundo real y en nuestros contextos locales.

Pero la tendencia, lamentablemente como lo predijo la ciencia ficción (y las ciencias sociales), es cada vez más hacia un fascismo tecnológico.